Publicado: 25 de Noviembre de 2016

Actualmente hay muchas personas con molestias digestivas, hinchazón, estreñimiento o diarrea, dolor abdominal. Las condiciones de vida que causan stress y la alimentación desequilibrada pueden influir mucho en estos problemas.

Si no se trata adecuadamente puede aumentar mucho la inflamación y provocar mayores trastornos, con alteración de la flora intestinal e intolerancia a ciertos alimentos, lo que causa mayor inflamación cada vez que se consumen, creando un círculo vicioso del que es difícil salir.

Se requiere acompañamiento por un profesional que poco a poco ayude a desinflamar y reequilibrar el intestino dañado.

Hay que saber que el intestino es clave para el organismo ya que interviene en el estado de las defensas y el estado mental, además de las funciones de absorción de nutrientes entre otras. Se le llama también el segundo cerebro por la cantidad de terminaciones nerviosas que tiene y porque allí se produce el 80- 90% de la serotonina. O sea que el intestino alterado también acaba causando alteraciones del humor o cansancio.

Un intestino inflamado acaba inflamando todas las mucosas y al sistema nervioso.

Para restablecer el equilibrio, además de cambios en la alimentación se necesita aportar ciertos suplementos útiles y mejorar el stress.