Publicado: 22 de Marzo de 2017

En esta sociedad actual es cada vez más frecuente que la gente presente determinados síntomas más o menos intensos de alteración emocional. A veces se expresan solo como una tensión interna o en el cuello y hombros y otras veces son más evidentes, como palpitaciones, sensación de opresión en el pecho o sensación de nudo a nivel del estomago. Cuando existe un grado alto de ansiedad puede llegar incluso a desencadenarse una crisis de pánico, que es muy desagradable y se vive con intenso miedo.

Es importante valorar los factores que están influyendo en este cuadro y disminuir el nivel de ansiedad, para poder llevar una vida mejor. Hacer algunos cambios si es posible en las condiciones de nuestra vida o en el enfoque o percepción que tenemos de ellas que nos hace responder de una determinada manera. También es bueno tomarse el tiempo de realizar prácticas saludables como respiraciones profundas, ejercicio, yoga…

A veces se requiere la ayuda de un profesional y en ese sentido la homeopatía puede mejorar tanto los síntomas como la tendencia a reaccionar con ansiedad. Además de la homeopatía, las flores de Bach también son muy efectivas porque van a equilibrar determinadas emociones que están muy presentes, variando según las personas y circunstancias.

Por otro lado estos tratamientos no tienen efectos adversos, ni crean dependencia y se pueden compatibilizar con otros tratamientos que ya se estén tomando.